Trinidad
Cuba — 4 Janvier 2012

Trinidad Escuchar: Afro Cuban Allstars — Amor Verdadero
Miércoles, 4 de enero de 2012
Llegamos a Trinidad después de 8 horas de viaje (cuc$37).
Conseguimos una casa particular con cocina, terraza y sillas a báscula. ¡Qué lujo!
Jueves, 5 de enero de 2012
Vamos a la descubierta de lo que llaman “la ciudad más bella de Cuba”. Descubrimos la Plaza Mayor rodeada por casas coloniales.
Subimos al primer piso de la Casa del Arte (gratuito).
Desde el balcón, admiramos la plaza y los techos rojos de la ciudad. Para admirar las casas desde arriba, también se puede subir en la torre del Museo de la Historia (entrada cuc$2, fotos cuc$1).
Nos dejamos guiar por nuestros pies, caminando según nuestra intuición y los ruidos que nos rodean.
Llegamos a la Casa de la Música donde un grupo de Cubanos están ensayando con percusiones, trompetas, guitarras.
Mientras tanto, la vida continúa en la calle.
La Casa de la Trova se está calentando. Es otra sala de conciertos donde dicen que se pone rico por la noche.
Trinidad es una ciudad llena de arte. De la música a la arquitectura, pasando por el baile y la pintura.
Es fácil perder el tiempo viendo exposiciones, paseando en los mercados de artesanía.
Comemos una pizza de queso en la calle (mn$6) como lo hacen los Cubanos.
¡No queremos salir de Cuba sin saber bailar salsa! Y para no parecer tontos en la pista, nos animamos a tomar una clase en la Casa Artex (cuc$5 por persona y por hora).
Al regresar, hacemos unas compras en la calle en moneda nacional.
Viernes, 6 de enero de 2012
En una calle pavada y pintoresca de Trinidad, “Los Pinos” tocan una salsita, animados por el sol matinal.
Desde dos días vemos los Cubanos precipitarse en los puestos para desayunar pan con minuta. Probamos este bocadillo relleno con un pescadito empanizado. Grasoso, no tan rico pero representativo de la vida Cubana.
Al pasear por la ciudad, echamos un vistazo a dentro de los salones de las escuelas, ya que las ventanas están siempre abiertas.
En la sombrita, delante de una casa, dos hombres practican el segundo deporte nacional después de los dominós: el ajedrez.
La playa más cercana se llama “la boca”. Los Trinitorios no la recomiendan porque dicen que es muy pequeña y que la península de Ancón es mucho más bella y con grandes hoteles. Andamos 4km hasta llegar a la boca, una playita tranquila, linda, vacía y seguramente más salvaje que el complejo de Ancón.
Por la noche, varios lugares proponen conciertos como la Casa de la Trova (cuc$1), el Palenque de los Congos Reales (cuc$1), la Casa Artex. La opción más económica se encuentra en las escalinatas de la Casa de la Música donde la entrada está libre. Practicamos nuestras bases de salsa.
Sábado, 7 de enero de 2012
Caminamos más arriba de la ciudad donde se encuentra una discoteca adentro de una cueva natural que todos recomiendan.
De ahí, tenemos una buena vista sobre los techos de la ciudad.
Atravesamos otra vez el centro.
“La Canchanchara” es el nombre del famoso coctel de Trinidad hecho con agua natural, miel, limón y ron.
Queremos cambiar dinero en la Cadeca pero ¡no hay! Solamente podemos sacar los CUC que un cliente acaba de depositar.
Igual con la comida. Ciertos días, los plátanos: ¡no hay!
El día siguiente, las naranjas: ¡no hay! Sólo hay que esperar el día que viene, a ver si hay.
Para iniciarnos a la música tradicional cubana, tomamos una clase de percusiones en la casa Artex (cuc$5 por persona y por hora). Aprendemos a tocar el ritmo básico de son cubano y él del bolero.
Camagüey