La desilusión Camagüeyense
Cuba — 8 Janvier 2012

Camagüey
Domingo, 8 de enero de 2012
Después de 5 horas de autobús (cuc$25), descubrimos Camagüey, cuyo centro histórico es clasificado patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco. La tercera ciudad del país es recomendada por cada guía turística por su centro pintoresco.
¡No mames! La ciudad no tiene encanto. Ni siquiera las plazas indicadas en las guías nos animan a sacar fotos. ¡Una gran decepción!
Uno de los únicos lugares donde vale la pena pasar un ratito es la Plaza del Carmen y su calle colorada.
Hay también una calle bonita en el centro.
La desilusión es tan grande que, de repente, decidimos tomar un taxi hasta Santiago de Cuba (cuc$15 por persona, cuc$18 en autobús), pagando el hospedaje doble.
¡El viaje es una gran aventura! El carro es una antigüedad americana con climatización incluida. Más bien, no tiene ni una ventana y las carreteras cubanas son terribles, con hoyos, animales atravesando, gente en bicicleta, otra gente pidiendo un aventón y surgiendo de la oscuridad. Además, tenemos que pararnos cada 100km para echar agua al carro. Es como andar en cortacésped sobre una carretera en el mero campo.
Santiago de Cuba