Ultimos pasos en La Habana
Cuba — 14 Janvier 2012

La Habana
Damos una vuelta en la Habana Vieja para tomar el ambiente de la capital. Vemos la Plaza Vieja bordeada por casas grandes.
En la dicha plaza trona el famoso café El Escorial cuyo interior es una pequeña joya, entre exposición de arte y bolsas de café.
En la Plaza de Armas, descubrimos una feria de libros usados, cositas como sellos antiguos, relojes sin agujas y otros tesoros del tiempo.
Domingo, 15 de enero de 2012
Otra vez, nos dirigimos hacia la Habana Vieja y descubrimos una farmacia cuyo interior todavía parece a lo que era antiguamente.
Tomamos un chocolate caliente azteca (cuc$0,55) en el Museo del chocolate de la calle Mercaderes.
Encontramos un grupo de jóvenes muy agitados. Están jugando a las canicas. De un golpe, deben alcanzar otras bolitas a 3 metros de distancia. El que logra gana las bolitas de los que no tienen éxito.
Al buscar un restaurante, encontramos a Ángel, un percusionista un poquito borracho que viajó a Europa para tocar.
Entramos en el Hanoï, un restaurante donde un grupo está tocando. Pedimos un filete de pescado (cuc$5,50) y una pechuga de pollo (cuc$3,50). Nos sirven unas piecitas, ni siquiera ricas, acompañadas con dos cucharadas de arroz y una rebanada de tomate. ¡Qué decepción! Nada que ver con lo que nos sirvió Esther, en Viñales, por el mismo precio.
Lunes, 16 de enero de 2012
Finalmente, logramos encontrar a nuestros amigos cubanos que contactamos antes de viajar a Cuba. No nos habían dado su dirección por cuestión de seguridad y el gobierno había cerrado su correo electrónico durante cinco días.
Nos invitan a desayunar en su linda casita que rentan ilegalmente.
Pasamos un par de horas “increíbles”, platicando sobre la comunicación en Cuba, la falta de información, la imagen comercial del Che, la explotación abusiva del turista por las casas particulares y generalmente por el gobierno cubano.
Tomamos un taxi para ir al aeropuerto (cuc$15), chequeamos los boletos del avión, pasamos la migración, subimos y ya volamos hacia México.
El viaje a Cuba ya se acaba pero ya tenemos ganas de volver a la isla.
México DF